¿Notas que tu hijo no pronuncia bien algún sonido? ¿Por ejemplo, la r?

¿Has notado que cuando escribe cambia alguna letra por otra y que además, cuando la dice, cambia, unas veces sí y otras veces no, el sonido?

Bueno, si es así, estamos frente a un trastorno del habla llamado dislalia, que, desde luego, puede solucionarse. Eso sí, es importante detectarlo cuanto antes y actuar.

¿Nos ponemos manos a la obra?