TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

  • Mi hijo parece sordo. Cuando le llamo no responde.
  • No dice ni una palabra, me coge de la mano y me lleva a donde quiere para conseguir lo que quiere.
  • Ni siquiera me mira a los ojos.
  • No juega con otros niños, se entretiene él solo con cualquier objeto y siempre hace lo mismo con él: lo gira, lo tira, le da vueltas en el aire…
  • Tiene rabietas sin motivos.
  • Se enfada mucho cuando hay algún cambio.
  • A veces hasta se ríe sin motivo aparente.

Detrás de algunos comportamientos que consideramos inusuales se esconde, en muchos casos, lo que llamamos un  Trastorno del Espectro Autista. Muchos papis se dan cuenta pronto y buscan ayuda explicando que a su hijo le pasa “algo raro, que no actúa como los demás niños”, otros, sin embargo, consideran que es algo único de su hijo y que con el tiempo, mejorará.

Si piensas esto último… ¿me dejas ayudarte para ver si estás en lo cierto?

Si no es así, mi compromiso es informarte y orientarte en todo momento y ponerme manos a la obra cuanto antes con tu hijo.

 SÍNDROME DE ASPERGER

  • Es un niño “raro”, habla con un lenguaje muy avanzado a su edad.
  • Parece que no sabe mantener bien una conversación.
  • Le gusta mucho algo y podría estar horas hablando sobre ello.
  • Parece que no entiende las dobles intenciones.
  • Se lo toma todo en sentido literal.
  • Es un poco torpe a nivel motor.
  • Tiene un talento especial y tiene ideas muy originales.
  • Tiene una memoria excelente.
  • Es perfeccionista.
  • Quiere relacionarse con los demás, pero no sabe cómo.
  • No sabe expresar lo que siente.

Son algunos ejemplos de lo que denominamos Síndrome de Asperger.

¿Por qué necesitan recibir ayuda?

Porque existen estrategias comunicativas, emocionales y sociales que pueden mejorar en gran medida su bienestar. Porque tienen buenas aptitudes para aprender… y porque yo puedo potenciarlas.