El plan de intervención es el aspecto fundamental de todo el proceso y quizás, el más complejo, ya que supone adaptar toda la información recogida y emplear todos los recursos a nuestro alcance para encontrar las mejores soluciones posibles.

Por esta razón se divide en cuatro apartados principales:

Todo ello me permite elaborar una  intervención contextualizada y adaptada a tus necesidades y a las de tu hijo.