Uno de los aspectos más importantes antes de iniciar una intervención consiste en realizar una evaluación que me permita recoger todo tipo de información.

¿Cómo la llevo a cabo?

  • Realización de una entrevista inicial para que me cuentes tu punto de vista y me des toda la información que esté a tu alcance.
  • Observación del niño en los contextos donde más tiempo pasa (casa y escuela).
  • Si es necesario, emplearé las pruebas de evaluación pertinentes para detectar, de forma más fiable, las posibles dificultades y/o trastorno que vuestro hijo pueda presentar.

¿Qué ventajas tiene realizar una buena evaluación?

  • A través de la entrevista inicial descubro cuál es el motivo de tu consulta y qué necesidades tienes.
  • La observación del niño me permite conocer los contextos donde el niño se desenvuelve a diario e introducir así, elementos del día a día en la intervención.
  • Las pruebas de evaluación me aportarán datos más detallados y fiables en relación a la dificultad o trastorno.
  • Toda información recogida me ayudará a elaborar una intervención lo más personalizada y adaptada posible, a tus necesidades y a las de tu hijo.